016 · Pool House

Proyecto

De la normativa estética a la experiencia doméstica

1. Edificar la memoria. La memoria es un problema ecológico. ¿Cómo ha de gestionar la arquitectura el conflicto entre aquello que ha de ser preservado y los modos de vivir contemporáneos? La normativa trata de preservar, pero el pasado se escapa entre los renglones de la normativa mientras se deshace en el presente.

Detrás de una fachada que representa el pasado, una vivienda del siglo XXI.

2. Llave de judo. El proyecto saca partido de los límites impuestos por la normativa: la restricción relativa a la apertura de huecos en la fachada interior se resuelve con una piscina que introduce luz en el interior mediante las escotillas de acuario.

Como en el judo, se aprovecha la fuerza el oponente. Los límites son oportunidades.

3. Tetris. La parcela tiene algo más 32m2. La disposición arquitectónica permite optimizar este pequeño espacio para solucionar el programa solicitado por el cliente, garantizando la privacidad de sus habitantes.

Un Tetris que compacta los espacios, aprovechando al máximo el volumen y la edificabilidad.

4. Los “extras”. La propuesta construye un soporte de acabados elementales formado por unos pocos elementos. El usuario terminará la casa conforme pase el tiempo.

Urbanizando el espacio en función de las afinidades.

5. Plegable como un pop up. El conjunto es desmontable y plegable y no deja huellas de lo que ha pasado.

La vivienda es el hardware. Las prácticas cotidianas son el software.

volver