090 · Carroza del Señorlobo

Project

Discoteca rodante

1. IlusiónEn su doble sentido. La carroza participa de un día mágico, lleno de expectativas e ilusiones. Pero, además, la carroza se conforma como un artefacto para generar apariencias e ilusiones para los sentidos.

Lo que ves, no es lo que parece.

2. Dispositivo cinético. La carroza se desplaza en un movimiento lento y constante durante la cabalgata. Este carruaje conforma un dispositivo óptico que muta con el movimiento, provocando una percepción cambiante durante el recorrido.

Ahora lo ves, ahora no lo ves.

3. Celebración portátil. Habitualmente en las fiestas nos desplazamos de una ambiente a otro. La Carroza del Señor Lobo se desplaza por la ciudad, contagiando el entusiasmo en este día tan importante para los niños.

Fiestas rodantes.

4. Comitiva del Señor Lobo. Un séquito de bailarinas, vestidas con trajes reflectantes antecede la carroza, abriendo el camino al Señor Lobo. La luz siempre guía la travesía de los RRMM.

Coreografías de cuerpos reflectantes.

5. Geometría estratégica. La carroza se eleva hasta una altura que garantiza la visibilidad de los niños situados a ambos lados de la calle.

Fiesta a la vista.

6. Arquitectura mediada. Este proyecto tiene un doble destinatario. Por un lado, el público que, como todos los años, acude a dar la bienvenida a los RRMM a las calles de la ciudad. Por otro, los millones de espectadores que, a través de los medios (TV, internet, etc.), participan del evento “a distancia”. La elevación está proyectada para ser eficaz tanto en directo como en pantalla.

Emisiones de luz.

7. Ligereza. La carroza se construye con materiales ligeros que permiten un rápido montaje, sin penalizar la plataforma remolcada que la desplaza.

Parece enorme, pero es ligera.

volver